FANDOM


Animales en Extincion 26/11/08

Elelefante asiático (Elephas maximus) es actualmente el mamífero más grande que se puede encontrar en todo
2611080310 elefante asiatico 2
el continente asiático, y aun así, se encuentra en peligro de extinción.

Está en peligro porque ha habido una reducción de la población de al menos el 50 % en las tres últimas generaciones; esto se ha calculado a partir de ver que ha habido una reducción del área de ocupación y de la calidad de su hábitat. Aunque hay pocos datos precisos sobre los tamaños de la población en tiempos atrás, el declive mencionado en las tres generaciones, lo que para un elefante es equivalente a 60 ? 75 años, parece ser un dato fiable según la IUCN. (Hay que tener en cuenta que el tiempo estimado para una generación de elefante es de 20 a 25 años).

Los elefantes asiáticos ya están considerados en peligro desde 1986.

Cuentan con cuatro subespecies:

Elefante de Sri Lanka (Elephas maximus maximus) Elefante indio (Elephas maximus indicus) Elefante de Sumatra (Elephas maximus sumatrensis) en peligro Elefante de Borneo o elefante pigmeo de Borneo (Elephas maximus borneensis) en peligro crítico.

Se piensa que las poblaciones presentes en Oriente Próximo y China, hoy extintas, ùdieran haber podido perteneces a subespecies diferentes a las mencionadas arriba. La primera era de gran tamaño, más grande aún que la subespecie de Sri Lanka de acuerdo con las fuentes clásicas y se usaba con frecuencia en la guerra; desapareció hacia el año 100 a. C. En cuanto a la segunda, se la conoce como Elephas maximus rubridens y es descrito en fuentes chinas como de color muy oscuro y colmillos de un color ligeramente rosado. Se extinguió en el siglo XV.


CARACTERÍSTICAS

Se encuentra tanto en estado salvaje como doméstico y es muy frecuente en zoos y circos, debido a su carácter dócil, inteligente y obediente

Aunque es pariente del elefante africano, no están incluidos en el mismo género, ( elefante africano (Loxodonta africana)). Además tienen distinciones morfológicas como son: El asiático tiene una gran cabeza, con trompa larga y musculosa, cuello corto casi inexistente, cuerpo grande en forma de barril y patas en forma de columna. Los asiáticos son más pequeños (miden de 2 a 3,5 m mientras que los africanos miden de 2,7 a 4 m). Los asiáticos tienen la cabeza más abombada, con las orejas más pequeñas y redondeadas que no cubren los hombros. Además la espalda la tienen más arqueada y tienen una cola proporcionalmente más larga. Al contrario que ocurre en los elefantes africanos, no todos los elefantes asiáticos tienen colmillos; los colmillos son largos y de tamaño considerable en la mayoría de los machos, pero las hembras con frecuencia carecen de ellos.

Miden de largo de 5,5 a 6,4 metros, y la cola mide de 1,2 a 1,5 metros.

La piel es espesa y seca, y los pocos pelos son rígidos. El color de la piel varía de gris a marrón.

Los pies de las patas delanteras tienen cinco dedos en forma de pezuña, y los de las patas traseras, cuatro.

La trompa es una adaptación de la nariz. En la punta se encuentran los orificios nasales. El extremo de la trompa sólo presenta un lóbulo (mientras que los africanos presentan dos) y la trompa mide de largo 40 cm. La trompa la usan para comer, beber, respirar, oler, tocar, vocalizar, lavarse, tirarse polvo para espantar a los insectos, y para pelear.

Pesan hasta 5 toneladas, lo que no impide que se muevan con relativa agilidad incluso en terrenos montañosos.

Pueden ir a una marcha de 5 a 6 km/ h de velocidad, aunque pueden correr a más de 40 km/h si se asustan o enfadan.

Son buenos y resistentes nadadores, cualidad que en el pasado les permitió colonizar algunas islas de Indonesia a las que no se podía llegar andando, ni siquiera durante la bajada de los mares típica del Pleistoceno.

Habida cuenta de su fisiología y las necesidades de energía, los elefantes necesitan consumir grandes cantidades de alimentos por día. Consumen 150 kg al día de los cuales solo digieren el 44 % gracias a bacterias simbióticas en su intestino. Pueden beber hasta 140 litros de agua al día.

Se alimentan de gramíneas, corteza, raíces, hojas y tallos de los árboles, y arbustos. Las proporciones de los diferentes tipos de plantas en su dieta varía dependiendo de la temporada y el hábitat.

Defecan unas 16 - 18 veces al día, produciendo alrededor de 100 kg de estiércol. También cumplen un importante papel ecológico, ya que con el estiércol dispersan semillas, que gracias a este abono pueden germinar.

Tienen una esperanza de vida de 60 a 70 años.

Los machos alcanzan la madurez sexual a los 10 o 15 años, y las hembras suelen tener su primera cría entre los 15 y 16 años.

Forman manadas compuestas por varias hembras, donde la más vieja es la matriarca que dirige el grupo, las crías, y a menudo un macho viejo, que puede ir acompañado de otro joven en ocasiones. Los machos en general suelen abandonar el grupo al llegar a la adolescencia y viven de manera solitaria cercándose a las manadas de hembras solo para reproducirse.

A la hora de aparearse, los machos pueden competir entre ellos para que el vencedor se lleve a la hembra, aunque a menudo después la hembra no acepta al macho ganador.

No hay estacionalidad en la reproducción; el periodo de gestación dura casi dos años (22 meses), tras lo cual nace una sola cría que puede estar mamando hasta los 5 años, aunque a los 6 meses ya puede comer alimentos sólidos. Los depredadores con los que cuentan las crías son leopardos y tigres, aunque los integrantes de la manada siempre están alerta para no perder de vista a los pequeños, protegiéndolos en caso de un intento de ataque; (en ocasiones se ponen los adultos alrededor de la cría y la dejan en medio para que los felinos no alcancen a los pequeños). Los recién nacidos pesan unos 100 kg y pueden ponerse de pie poco tiempo después del nacimiento. Las crías son cuidadas por la madre u otras hembras de la manada.

Los elefantes se reproducen rara vez en cautividad, por lo que la gran mayoría de los individuos domésticos han sido capturados ya adultos en estado salvaje. La forma de capturarlos es el Kedah, en el que los hombres rodean una manada y la van empujando hacia un redil de madera, donde separan los individuos más interesantes y devuelven el resto a la selva. Los individuos escogidos son encadenados a un árbol y aislados mientras se habitúan a la gente. Unos días después reciben la visita del cornaca o mahout, sentado inicialmente sobre otro elefante domesticado, que comienza su adiestramiento. Pasará un tiempo antes de que los elefantes permitan al mahout sentarse sobre su lomo y posteriormente sobre su cuello, momento a partir del cual ya son totalmente dóciles y obedientes.

018642E45

Ojo de Elefante asiático

Must: Aunque se pueden domesticar y obedecen a las personas, usándose para trabajar y para circos, en ocasiones se escuchan noticias de que un elefante ha matado a su dueño, algo inesperado para todos. Y es que por más acostumbrados que estén a las personas, en ocasiones se vuelven agresivos sin saber por que y solo con su fuerza pueden causar estragos. Profundizando en el tema se ha visto que en ocasiones a los machos de elefante les entra una especie de locura, en cualquier época del año y sin razón aparente. Durante un tiempo, normalmente no más de un mes, se vuelven agresivos y atacan a la mínima. Este estado va acompañado de una secreción oleaginosa de color ocre que segregan los lagrimales, y de un mayor apetito sexual, aunque las hembras suelen rechazar a los machos en este estado. En la India a este extraño estado se le conoce como must. También produce que orinen o defequen con más frecuencia, que marquen los árboles con los colmillos y se hagan respetar por los machos no afectados. Ya que no se conoce bien la causa ni la solución, los dueños suelen encadenarlos por una pata a la base de un árbol a la espera de que se le pase.

Los home ranges (es el cálculo de la zona por la que se suele mover un animal para realizar todas sus actividades cotidianas, desde comer hasta buscar alimento; no siempre es el territorio que defienden, en este caso no lo es), suelen superar los 600 km ² para las hembras en el sur de la India, mientras que en el norte suelen tener home ranges de entre 184 y 326 km ²; los machos tienen home ranges de 188 a 407 km ² . En Sri Lanka se mueven en zonas más pequeñas. La grandaria de sus áreas depende de lo que se tengan de desplazar por ejemplo, para conseguir agua y alimento, ya que a más alimento cerca, menos se deberán de alejar.

Los elefantes han sido domesticados desde muy antiguo para el transporte de carga o personas. En tiempos de guerra incluso se han usado para transportar armas y piezas de artillería (incluso entrado el siglo XX). También se les ha llevado a combatir con una armadura y pinchos en las patas, así como algo parecido a espadas en los colmillos. A sus espaldas iban arqueros (fueron parte de las tropas de Ciro el Grande, Alejandro Magno y Pirro de Epiro, entre otros reyes de la antigüedad). En la actualidad son los reyes de los espectáculos circenses y una de las atracciones turísticas más solicitadas en el sureste asiático, donde cargan a los visitantes sobre su espalda mientras dan un paseo por la selva.

Por su utilidad desde tiempos antiguos, los elefantes indios son profundamente respetados en Oriente y forman a menudo parte de los relatos religiosos. (el dios Ganesh del hinduismo tiene cabeza de elefante y en el budismo, los elefantes blancos son sagrados porque se dice que la madre de Buda, Maya, quedó embarazada de él tras soñar que un elefante albino se introducía en su matriz.) Este respeto se ha visto acrecentado por el hecho de que los elefantes indios pueden captar infrasonidos y vibraciones del suelo, lo que les permite alertar de uno de los frecuentes terremotos que se abaten sobre su zona de distribución antes de que los humanos sospechen siquiera que vaya a producirse.

Hay que tener en cuenta que los elefantes son muy importantes en la conservación, ya que como necesitan áreas tan grandes, protegerlos a ellos significa proteger a muchas otras especies de animales y plantas. Además es una especie considerada clave por su actuación tan importante en la dispersión de las semillas, por ejemplo.


POBLACIÓN

Una reciente estimación de la población global indica la existencia de 41.410 a 52.345 elefantes (cálculos para 2003). Si nos centramos en cada país, mientras que en algunos casi han desaparecido en otros hay buenas cantidades: Bangladesh 150-250; Bután 250-500; Camboya 250-600; China 200-250; India 26.390-30.770; Indonesia 2.400-3.400; Lao PDR 500?1.000; Malasia 2.100?3.100; Myanmar 4.000?5.000; Nepal 100-125; Sri Lanka 2.500?4.000; Tailandia 2.500?3.200; y VietNam 70-150 (Sukumar, 2003) .

Sin embargo, según Blake y Hedges (2004) y Hedges (2006) las cifras de 40.000 a 50.000 son poco fiables y prácticamente son números que se han ido manteniendo desde mediados del siglo pasado. Estos autores piensan que como mucho se pueden conocer datos relativos de su existencia y zonas donde están ,ya que contarlos en terrenos con tanta vegetación y con terrenos tan difíciles de explorar es muy complicado sin tener grandes errores.

Lo que sí se sabe es que ha tenido un declive del 50 % de la población en tres generaciones, y que la tendencia es a la baja. Esto es lo que ocurre en la mayor parte de su distribución, aunque en el sur de la India parece ser que hay poblaciones en aumento debido a la mejora de la eficacia de la conservación.


HÁBITAT Y ÁREA GEOGRÁFICA

Su distribución original se extendía desde el sur de China e Indonesia occidental hasta las costas del golfo Pérsico y el sur de Mesopotamia, donde desapareció ya en el Neolítico.

Actualmente se le puede encontrar en Sri Lanka, sur y noreste de la India, Bangladesh, Indochina, Malaca, Sumatra y noreste de Borneo.

Son animales generalistas con respecto al hábitat y se le puede ver en pastizales, bosques tropicales, bosques húmedos y secos, bosques caducifolios, zonas cultivadas y zonas de matorrales...

También se les encuentra desde el nivel del mar hasta los 3000 metros de altitud, superando esta cota en algunas zonas del Himalaya.


AMENAZAS

La destrucción del hábitat, la fragmentación, la pérdida del mismo debido al crecimiento de la población humana, entre otras cosas para la agricultura, son actualmente amenazas importantes para los elefantes. Además, hay conflictos con las personas cuando se comen y pisotean los cultivos. Debido a ello mueren al año cientos de elefantes. El futuro a largo plazo de los elefantes fuera de las zonas protegidas, e incluso dentro de algunas zonas protegidas, está ligado a la mitigación de estos conflictos, convirtiéndose en uno de los mayores desafíos de la conservación en Asia. Ocurre que viven en la región del mundo con mayor densidad de población humana, con un crecimiento de entre un 1 y 3 % al año. Esto hace que se fragmente el hábitat, lo que es aún peor para el caso de los elefantes, que necesitan extensiones mucho más grandes de terrenos que animales más pequeños y que necesiten territorios más pequeños. Las zonas donde viven son demasiado pequeñas y aumentan la frecuencia de contacto con el hombre.

También existe el problema de la captura de elefantes para domesticarlos debido a que es difícil conseguir que críen los elefantes en cautividad.

La caza furtiva es una gran amenaza para los elefantes, aunque estimaciones fiables hablan de que el número de elefantes muertos y las cantidades de marfil y otras partes del cuerpo son escasamente comercializados. Que se cacen menos que los africanos para comercializar puede ser debido a que muchos carecen de colmillos. Sin embargo, sí que se les caza para obtener carne y cuero a escala más local, lo que amenaza a algunas poblaciones de Asia a largo plazo.

Algunos ejemplos de caza furtiva por los colmillos son el de la Reserva Periyar Tiger en el sur de la India, donde la caza por el marfil ha sesgado drásticamente la proporción de los adultos, encontrándose en 1990 a un macho por cada 122 hembras, mientras que 20 años antes había un macho por cada 6 hembras. Esto hace que también se produzcan menos nacimientos, acabando con poblaciones locales de elefantes.


MEDIDAS DE CONSERVACIÓN

Según la US Federal List están en peligro, y el CITES lo ha incluido en el Apéndice I.

Las más importantes prioridades de conservación para el elefante asiático son:

1) la conservación del hábitat del elefante, garantizando la conectividad entre zonas gracias a corredores

2) la gestión de los conflictos con los elefantes

3) una mejor protección a la especie a través de una mejora de la legislación y la aplicación de la ley, la mejora y el aumento de las patrullas sobre el terreno, y la regulación y freno del comercio de marfil y otros productos de elefante.

4) también es necesario el seguimiento de la conservación para evaluar el éxito o el fracaso de las intervenciones a fin de que puedan hacerse los ajustes necesarios (es decir, ir adaptando la gestión a las necesidades reales).

5) hacer una estimación fiable del tamaño de la población y de sus tendencias serán necesarias como parte de la adaptación de la gestión a las necesidades.


TAXONOMÍA

Reino: ANIMALIA

Filo: CHORDATA

Clase: MAMMALIA

Orden: PROBOSCIDEA

Familia: ELEPHANTIDAE

Nombre científico del elefante asiático: Elephas maximus

Autor de la especie: (Griffith, 1821)

Nombre común: Inglés: Asian Elephant, Indian Elephant Francés: Eléphant D´Asie, Eléphant D´Inde

Esta página utiliza contenido de Wikipedia (ver autores) con licencia Creative Commons. Smallwikipedialogo.png

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar