FANDOM


Pleistoceno.jpg

Pleistoceno en España.

Aquí hablaremos de los animales prehistóricos, algunos posiblemente pueden ser resucitados, pero aún extintos, son importantes. Si algun animal aparece en dos continentes o más, solo estará en uno. Esta parte es del Pleistoceno, el periodo anterior al nuestro, donde ocurrieron las glaciaciones y todos los animales vivían en casi todos los continentes, en las glaciaciones el 30% del planeta estaba cubierto de hielo.

Australia

En la prehistoria, Australia era mucho más verde que ahora, con grandes praderas de hierba que se extendían por casi todo el continente, allí vivían auténticas bestias marsupiales.


Canguro gigante de cara corta: El canguro gigante de cara corta
Procoptodon.jpg
 (Procoptodon goliah) fue el mayor canguro que ha existido. En una posición cuadrúpeda, alcanzaba el metro y medio de altura, y si se erguía sobre sus patas traseras llegaba a los 3 metros, si a lo que le sumamos el metro extra de brazo, podía llegar a la comida situada hasta a 4 metros de altura, es decir, más altura que un elefante. Este animal tenía un hocico corto, un rasgo que mejoraba su olfato, de forma que detectaba mejor a los posibles depredadores como el león marsupial. Era un animal plenamente herbívoro, tal y como lo demuestran los dientes del animal. Sus brazos tenían la particularidad de tener un antebrazo muy pequeño, lo que le permitía estirar más el brazo hacia arriba, aunque lo limitaba hacia los lados. Las patas del animal eran muy fuertes y sus pies eran muy alargados, y terminaban en un solo dedo con una garra muy afilada (de unos 20 cm) que usaba para golpear a los depredadores. Su larga y pesada cola equilibraba al animal al saltar; y sus saltos podían alcanzar los 12 metros de longitud y 4,5 metros de altura, lo que es una distancia enorme. Una patada de sus patas equivaldría a ser atropellado por un coche, y si a lo que le sumamos la gran garra que tenía podía causar heridas mortales. Se extinguió hace 17.800 años


Diprotodon: Eran herbívoros
Diprotodon2.jpg
gigantes que vivieron en Australia desde hace 1,6 millones de años hasta hace unos 40.000 años. Pertenece a este grupo el marsupial más grande que ha caminado sobre la Tierra, con cerca de tres metros (10 pies) de la nariz a la cola, y dos metros (6 pies) de alto hasta los hombros, podían medir hasta 4 metros de longitud y pesar más de 2.800 kg. Se extinguieron poco después que los seres humanos poblaron Australia hace aproximadamente 50.000 años. Con un aspecto parecido a los osos o a los osos panda con cuerpos bastante musculados y dentadura de roedor, eran animales ramoneadores que se alimentaban de sustancias vegetales blandas. Posiblemente, tuvieron un metabolismo bajo y unos movimientos lentos, que les ayudarían a necesitar pocos recursos pero que a la llegada del ser humano harían de ellos una presa fácil. Junto con otros miembros de un grupo de especies poco comunes conocidas en conjunto como la megafauna australiana, los diprotodontes existieron durante casi toda la era del Pleistoceno. Se han encontrado fósiles de Diprotodon en varios lugares a lo largo y ancho deAustralia, incluyendo cráneos y esqueletos completos, así como impresiones de pelo y pies. Comparados con los wombats modernos, eran animales más esbeltos, con las patas más alargadas y de figura más estilizada. Más de un esqueleto femenino ha sido encontrado con un bebé adentro, donde murió mientras todavía estaba en la bolsa de su madre. Es probable que viviesen en rebaños, ya que se han encontrado abundantes restos de esqueletos muertos juntos, como en el lago Callabonna donde aparecieron más de cien ejemplares que se supone quedaron atrapados en el barro. Muestran un marcado dimorfismo sexual entre los machos y las hembras. El género estaba formado por distintas especies con hábitos ecológicos distintos. Habitaban en zonas boscosas y montañosas, el bosque abierto, áreas arboladas y los pastizales, en zonas abiertas cerca del agua, lagos y ríos Manteniéndose cerca del agua y comiendo hojas, arbustos y pastos. Se han hallado diprotodontes entre la fauna de Nullarbor de hace 500.000 años. Al establecer que la fauna del desierto de Nullarbor durante el Pleistoceno estaba adaptada a las condiciones de sequía, las hipótesis de que la extinción se produjo por la susceptibilidad a la sequía son insostenibles. Los más grandes eran aproximadamente del tamaño de un hipopótamo: cerca de 3 metros de la nariz a la cola, con una altura hasta el hombro de 2 metros. En su esqueleto, a la altura de la pelvis, son bien visibles los huesos marsupiales. Los parientes más cercanos que todavía sobreviven son el wombat y el koala. Se cree que dicho animal es el origen de la leyenda aborigen del bunyip. Se extinguió hace 12.700 años


Equidna gigante: El equidna gigante
Zaglossus haketti.jpg
(zaglossus hacketi) es la mayor especie de eqidna que jamás ha existido. Su tamaño se asemejaba al de una oveja y creció tanto debido a que vivía en espacios más abiertos que los modernos equidnas y no vivía en islas. Este animal tenía un cráneo alargado en el que destacaba el tubo que formaba la boca, en el que se encontraba la lengua del animal, que era muy larga y servía para asolar los termiteros y hormigueros. Se cree que debido a su tamaño similar al de una oveja también se alimentara de hierba. Su cuerpo tenía patas más largas que los modernos equidnas que terminaban en garras afiladas con las que abría termiteros y hormigueros. Tenía el cuerpo cubierto de espinas que protegían al animal de depredadores como el Quinkana, el Megalania o el león marsupial. Se extinguió hace 22.000 años.


Koala gigante: El koala gigante
Phascolarctos stirtoni.jpg
(phascolartcos stirtoni) era la mayor especie de koala que ha existido, y vivió en los bosques australianos en el Pleistoceno. Su tamaño duplicaba el de los modernos koalas, y probablemente era mucho más activo, es decir, pasaba más tiempo desplazándose que comiendo o durmiendo. Sus brazos eran muy largos y terminaban en cinco dedos con garras afiladas que le permitían escalar los árboles mientras se empujaba con las patas traseras. Es probable que este animal se comportara como un mono dormilón, aunque se desplazaba bien por tierra. Solo bajaba a tierra para cambiar de árbol, para defecar o para ir a beber agua, ya que no comía tanto como los modernos koalas y por lo tanto tenía que bajar a beber de vez en cuando. Se extinguió hace 40.000 años.


León marsupial: El Thylacoleo,
Thylacoleo.jpg
también conocido como león marsupial poseía un cuerpo mucho más corto que el león, aunque era mucho más robusto, y podía llegar a pesar 163 kg, lo que lo convierte en un depredador en toda regla. Aunque carecía de caninos desarrollados debido a que sus parientes eran todos herbívoros y termninaron perdiendo los caninos, pero lo compensaba con las considerables medida de sus incisivos, que eran largos y muy afilados. En cuanto al resto de sus dientes tenía unos terceros premolares similares a cuchillas para desmenuzar la carne. Sus mandíbulas eran las más fuertes mandíbulas en comparación de todo el reino animal, mucho más poderosas que la de las hienas, por lo que se cree que podía romper huesos y partir cuellos fácilmente. Se cree que este animal trepaba los árboles y luego se lanzaba de un salto al cuello de su presa, matándola con un mordisco preciso que cortaba la yugular y la respiración. También podía atacar a sus presas, como el Procoptodon corriendo a gran velocidad y saltando sobre la presa, de forma que el golpe la tumbaba y luego la mataba con su mordisco letal en el cuello. Las garras del Thylacoleo eran algo pequeñas, pero tenía un rasgo bastante extraño en las patas delanteras, pues a diferencia de muchos mamíferos carnívoros, tenía un pulgar oponible, herencia de sus antepasados arborícolas, pero que no desapareció, es más, se especializó y desarrolló una gran garra curvada que abría el vientre de las víctimas de forma similar a como lo hacían los dromeosaurios. Tenía unas orejas bastante grande que le permitían escuchar el movimiento de sus presas o de un depredador, además tenía una cola bastante larga que equilibraba su cuerpo. Se extinguió hace 24.300 años.


Megalibgwilia: El Megalibgwilia
Megalibgwilia.jpg
es un género extinto de equidna que habitó Australia y Nueva guinea. Este animal tenía un denso pelaje que se asemejaba a las espinas de un erizo y que servían como defensa ante los depredadores. Al contrario que el equidna gigante, este animal vivía principalmente en los bosques del norte y sur de Australia, y en especial en el lago Eyre (hoy casi seco). Se alimentaba de insectos como termitas y hormigas gracias a su hocico alargado con una lengua larga, similar a la de los osos hormigueros. Se extinguió hace 38.000 años.

Nueva zelanda

Nueva zelanda fue el único lugar donde no había mamíferos, perimitiendo a las aves ocupar su lugar, aunque no crecieron demasiado.


Moa: El moa (Dinornis)
Moa.jpg
es un animal extinguido por la mano del hombre en el año 1500. Eran endémicos de Nueva zelanda. Medían entre 0,5 y 3,5 metros de altura, siendo los pájaros más altos, algunos podían pesar 1 tonelada. Son miembros de la extinta familia Dinornithidae, junto con el extinto Aptornis o adzebill. Estos animales eran herbívoros que usban la misma táctica alimentaria que las jirafas y los saurópodos, es decir, estirara el cuello, de esta forma llegaba tanto a los matojos como a las hojas de los árboles bajos. Había dos especies, Dinornis novaezealandiae, el moa gigante de la isla del norte, y Dinornis maximus, el de la isla del sur. Además había otras especies, como el moa de los arbustos o el moa de las montañas, pero todos pertenecen al mismo género. Estos animales tenían unas gruesas patas con las que podían correr hasta a 40 km/h. Estas fueron de las últimas grandes aves, al igual que las gigantescas aves elefante, aun mayores que los moas. Los moas eran atacados por depredadores como el Aptornis o el águila de Haast. Eran unos seres poco sociables, no formaban grupos salvo en la época de apareamiento, esta era en verano. Solían poner uno o dos huevos. Sólo eran agresivos si se les molestaba. Hay abundantes restos fósiles, desde huesos hasta huevos perfectamente conservados. Estos enormes y fascinantes animales desaparecieron por la caza excesiva de los polinesios, que los llevo a la extinción en solo 100 años.


Águila de Haast: El águila de Haast (Harpagornis moorei) era una rapaz enorme;
Aguila de haast.jpg
las hembras de Harpagornis pesaban entre 10 y 15 kg y los machos, de 9 a 10 kg. Tenían una envergadura de alas de alrededor de 3 metros, la cual es poca si se considera el tamaño que tenían, pero esto les permitió cazar en áreas boscosas. Ésta ave predadora se alimentaba de otras especies de aves no voladoras, principalmente de las moas.


Adzebill:En vida el adzebill (Aptornis)
Aptornis.jpg
eran masivos gruiformes, del tamaño de un pequeña moa (con el que se confundió en su descubrimiento) con unas enormes garras curvadas hacia abajo y puntiagudas, y las piernas fuertes. No podía volar, pues había reducido extremadamente alas, más pequeñas en comparació que las del dodo. Las dos especies varían principalmente de tamaño la de la Isla Norte era la especie más pequeña, cuya coloración real se desconoce. El Aptornis nunca fue tan generalizado como el moa, pero sometido a la misma la presión de caza como a otras aves de gran tamaño por los polinesios (y la depredación de huevos y crías acompañados de perros). Ellos se extinguieron antes de la llegada de los exploradores europeos. 

Islas del Índico

En el índico había muchas islas con especies extintas tan recientemente como el dodo y pájaros elefante.


Dodo.jpg

Dodo.

Dodo: El dodo o dronte (Raphus cucullatus) es una especie extinta de ave de gran tamaño muy emparentada con la paloma, pero era terrestre y mucho mayor, de hecho no volaba. Era un ave no voladora endémica de las islas Mauricio, situadas en el océano Índico. El dodo, así como otras aves del océano Índico, entre ellas el solitario de Rodríguez y el ibis sagrado de Reunión, estaba relacionada con las palomas que habían dejado de volar para volverse terrestres. La extinción del dodo a finales del siglo XVII, lo ha convertido en el arquetipo de especie extinta por causa de seres humanos.

Asia

Rinoceronte unicornio: El rinoceronte unicornio (Elasmotherium sibiricum)
230px-Elasm062.jpg
 es una especie de rinoceronte que vivió en Asia en el Pleistoceno. Su rasgo más notorio es su tamaño, similar al de un elefante asiático, lo que lo convierte en el mayor rinoceronte de todos los tiempos (a excepción del Indricotherium). Su cráneo era grande y tenía incisivos con los que cortaba la hierba, que luego trituraba con sus anchos molares. Pero lo más extraño de su cráneo es la base del cuerno. Debido a que los cuernos de los rinocerontes está hechos de quitina (pelo compactado), no fosilizan, por lo que no podemos saber como era su cuerno, pero tenemos la suerte de poder ver las pinturas rupestres. En una se muestra lo que claramente es un Elasmotherium con un enorme cuerno nasal. Si esto es cierto, el cuerno llegaría a medir 2 metros de longitud y a pesar 300 kg o más. Otro rasgo curioso del animal son sus patas, similares a las de los caballos, lo que indican que a pesar de su enorme tamaño, era un corredor ágil y veloz, y no un lento y pesado herbívoro. Si tenemos en cuenta su único y enorme cuerno y su aspecto caballuno, nos da un aspecto de "unicornio" (de ahí su nombre común), pero es posible que este nombre esté aún más acertado de lo que parece. Es posible que si este animal hubiera resistido lo suficiente en el cáucaso, es posible que se le hubiera tomado por "una especie de caballo con un solo cuerno", por lo que quizás ese sea el origen del mito del unicornio.


Sivatherium2.jpg

Sivatherium: El Sivatherium era un mamífero herbívoro que vivió en Asia y África en el Pleistoceno. Destacaba por su gran cornamente ósea similar a la de un ciervo, pero la suya no se caía cada año. Se cree que los cuernos solo los tenían los machos, pero no se pueden identificar bien los restos óseos. Tenía unas patas largas acabadas en dos pezuñas que permitían al animal correr a gran velocidad. Hasta hace poco se creía que el cuello de este animal se asemejaba al de un ciervo, pero era más similar al de las jirafas. Este animal vivió en las llanuras semiáridas del Oriente próximo y en las densas selvas del Sáhara. Estas selvas comenzaron a desaparecer hace 8000 años por un cambio en la órbita terrestre que no sólo exterminó al Sivatherium, sino que obligó a los habitantes del lugar a transladarse al Nilo, dando origen a la civilización egipcia. Se cree que una población de Sivatherium convivió con la civilización sumeria hasta hace 4200 años, e incluso era un animal importante en esa cultura, pero luego desapareció misteriosamente.

Europa

Alce irlandés: Vigoroso e imponente,
Megaloceros.jpg
avanzaba galopando a través de los siglos como uno de los más majestuosos ejemplares de la fauna prehistórica. Tenía la cabeza coronada por una espléndida cornamenta: la mayor que haya poseído ningún cérvido. El campeón de esto grupo de ungulados era el mayor y más gallardo de todos. Aunque a veces se le llama alce irlandés, se parecía más a un gamo. Los machos perdían las astas cada primavera y les volvían a crecer en otoño. Una suave capa de piel aterciopelada protegía las astas a medida que se desarrollaban. El mayor par de astas encontrado medía 4,3 metros, la longitud de un coche, y pesaban 45 kilos, 1/7 del peso total del animal. Probablemente no utilizaba sus enormes y pesadas astas para luchar, sino para impresionar a otros animales. Eran tan grandes que podían verse a gran distancia. Servían para atraer a las hembras y ahuyentar a los machos rivales. Esta bestezuela correteaba continuamente en busca de nuevos pastos a través de las llanuras abiertas, ricas en hierba y arbustos. Su grueso y musculoso cuello sostenía su pesada cabeza. Cuando le amenazaba algún peligro, salía corriendo sobre sus delgadas y gráciles patas, huyendo de muchos enemigos, como lobos, leones, tigres de dientes de sable, que le daban caza. El enemigo más temible fue, sin embargo, el hombre primitivo que, codicioso de sus sabrosas carnes, participó en su extinción. A veces, sobre todo cuando el león era el agresor, el ciervo era derrotado. Si se veía obligado a huir por los bosques, sus mismos cuernos le perdían, porque estorbaban su fuga entre la tupida vegetación. Los hombres primitivos organizarían cazas despiadadas a este ciervo, y contribuyeron seguramente a la extinción de este imponente animal. Un ejemplar capturado podía alimentar a una tribu entera durante varios días. A veces, era sorprendido y muerto mientras atravesaba un curso de agua; aquí era más fácil herirlo. Existieron muchas especies durante en Europa, y era un contemporáneo al afin y al uápiti, especies todavía existentes. Algunos creen que pertenece al género Cervus, de especie Cervus megaceros. Medía 3 metros y medio de longitud, y de altura hasta la cruz 2 metros y medio. Vivió hace unos 20.000 años, durante el Pleistoceno, y estaba difundido desde Irlanda a Dinamarca y desde Italia a Siberia, por lo que vivió en Europa y Asia. El Megaloceros o alce irlandés es probablemente el mayor y más impresionante ciervo del registro fósil. Vivió en Europa durante el pleistoceno superior y el holoceno inferior. Tanto su altura, 2 metros, y su peso, 500 kg en los machos, y su impresionente cornamenta, de hasta 3,5 metros de embergadura lo convierten en el mayor ciervo que ha existido. También se le denomina alce irlandés debido a que en los depósitos turbosos de Irlanda se han encontrado muchos restos de este animal, aunque vivía en toda Europa. Se extinguió hace 7.700 años.


Bos primigenius.jpg

Uro.

Uro: El uro (Bos primigenius) también llamado toro lanudo era un animal bastante común en toda Europa en las glaciaciones y en los periodos interglaciares. Los machos alcanzaban los 2,1 metros de altura con cuernos de hasta 1,5 metros. Tenían un fino pelaje que los protegía del frío glacial. Estos animales solían ser atacados por grandes depredadores como el El último murió en Polonia en el año 1627.

Norteamérica

En Norteamérica había bastnte hielo hacia el final de la era glacial, en el borde del hielo había un lago que contenía más agua que todos los grandes lagos juntos, además casi todo el continente era una sabana.


Cóndor gigante: El condor gigante (Aiolornis incredibilis,
Aiolornis.jpg

Aiolornis.

anteriormente Teratornis incredibilis), era un miembro de la família de los teratórnidos, era el ave voladora más grande de Norteamérica, con una envergadura de aproximadamente 5 m. Su masa corporal se estimó en 23 kg, significativamente más pesado ​​que cualquier ave voladora existente. Aiolornis incredibilis supuestamente se extinguió al mismo tiempo que el resto de la megafauna de Norteamérica. A veces se le llama cóndor gigante debido a su parentesco con los actuales cóndores de California y Suramérica, a pesar de ser más grande y pertenecer a una familia diferente. No es bien conocido, pero es bastante similar al Teratornis, aunque un 40% mayor. Los fósiles se han datad entre principios del Plioceno y el Pleistoceno tardío en varios lugares en la parte suroeste y centro-oeste de los EE.UU. Se extinguió hace 7.600 años.


Oso gigante de cara corta: El oso de cara corta
Arctodus.jpg
era uno de los principales depredadores de Norteamérica en las glaciaciones. Tenía unas patas muy largas y fuertes, que le permitían correr hasta a 72 km/h. Sus patas traseraeran más cortas que las delanteras, lo que sugiere que este animal al erguirse, usaba las patas delanteras como arma. Las garras de estas patas eran grandes y curvadas, pero no muy afiladas, pues en vez de usarlas para acuchillar a su presa, las usaba como martillos que aturdían a la presa antes de matarla con un fuerte mordisco en el cuello. Sus caninos no eran tan alargados como los de otros osos, pero su hocico corto le permitía morder con una fuerza de unos 700 kg, de forma que la presa no podía escapar. Su hocico corto también sugiere que tenía un gran olfato que le permitía detectar presas heridas o cadáveres a gran distancia. Su vista era bastante pobre, pero su oído le permitía detectar a depredadores oportunistas como el Aiolornis, una gigantesca ave voladora de unos 5 metros de envergadura que se asmejaba mucho a un buitre. Este animal podía atacar incluso a grandes animales como un mastodonte americano golpeándolos con las grandes garras de las patas delanteras. Había una fuerte competencia entre este animal y otros depredadores como el Smilodon o el león americano. Como los osos modernos, era un animal muy agresivo, pero debido a su gran tamaño, necesitaba mucha más comida, por lo que seguramente atacaba a todo lo que se movía. Se han hallado restos de este animal en una caverna en la que cayó un bisonte, y el Arctodus, hambriento, saltó a la caverna a comerse el bisonte, pero quedó atrapado dentro. Se cree que este animal no realizaba la hibernación, pues había presas disponibles todo el año. Se extinguió hace 9.450 años


Tigre dientes de sable: Ni siquiera
Smilodon.jpg
los animales del tamaño de un elefante estaban a salvo de este mamífero.  Sus dientes eran grandes y filosos, pero eran frágiles, por lo que devia esperar a que la presa este quieta. Encaramado a la rama de un árbol, esperaba a que pasase una víctima de movimientos lentos. Para atacar, saltaba hacia arriba y caía sobre su presa con las mandíbulas abiertas de par en par, para acuchillarla una y otra vez con sus dos dientes de sable. Conocía los puntos débiles de sus víctimas. Su objetivo era la garganta de los animales de piel gruesa, sujetaba un pliegue de piel y arrancaba un bocado de carne. Las arterias del cuello resultan seccionadas, y el animal se desangra hasta quedar demasiado débil para luchar. Entonces empezaba el festían del depredador. Sus largos dientes eran demasiado débiles para sujetar una presa que forcejeara para liberarse. Los expertos han descubierto que los dientes más largos no tenían raíces profundas. Si un animal se defendía, sus colmillos podían romperse con los movimientos bruscos y las contorsiones. Por eso, el felino sólo usaba estos dientes como puñales, y esperaba pacientemente a que su víctima muriera desangrada. Imagina sus monstruosos colmillos al lado de esta página. Llegarían más abajo de la mitad de la hoja. Aun con la boca cerrada, los dientes siempre quedaban al descubierto. Estaban sostenidos y protegidos por la mandíbula inferior, que impedía que se quebraran cuando perforaba la piel de un animal. La boca se abría increíblemente cuando bajaba la mandíbula inferior, lo que daba mayor potencia a los largos dientes cuando se clavaban. Era necesario un golpe equivalente a un martillazo para que las puntas romas de los dientes atravesaran la gruesa piel de la víctima. Los expertos creen probable que fuera carroñero, además de cazador. Hace más de 10.000 años, en el rancho de La Brea, California, la lluvia formó grandes charcos sobre profundos pozos de brea. Los animales se acercaban confiados para beber y quedaban atrapados en el pegajoso material. Cuando los animales, incluidos bisontes, caballos y elefantes, quedaron atrapados irremediablemente en la Brea, a este feroz animal le parecieron objetos fáciles. Pero cuando seccionó su víctima y atacó, también quedó inmovilizado y se hundió en la brea. Los pozos de La Brea revelan muchos aspectos de los animales prehistóricos. El hecho de que se encontraran muchísimos fósiles suyos junto a otros de lobo, por ejemplo, prueba de que probablemente este cánido era víctima del felino. Se extinguió hace 7.180 años.

Sudamérica

Doedicurus: El gliptodonto Doedicurus
Doedicurus.jpg
era un animal muy extraño, y del tamaño de un coche. Su cráneo era pequeño, con una forma cuadrada o rectangular y tenía muchas muelas pequeñas y duras con las que trituraba la vegetación antes de digerirla. Su cuerpo estaba protegido por un armazón formado por unas mil placas hexagonales que cubrían toda la espalda y los lados del animal. Si esto le sumamos su tamaño y su cola, que terminaba en una enorme maza con pinchos, el Doedicurus se transformaba en un tanque viviente. Se extinguió hace 5.400 años


Gliptodonte: El Glyptodon tenía un
Glyptodon.gif
caparazon en la espalda, como sus parientes actuales, los armadillos, el Glyptodon se protegía con su enorme caparazón, hace 2 millones de años, había depredadores como el Smilodon, el famoso dientes de sable y el Titanis, un pájaro del terror. Este animal era del tamaño de un coche escarabajo, se asemejaba a las tortugas y los anquilosaurios. Se alimentaba de hierba, plantas duras y plantas acuáticas. Tenía también una protección en la cabeza para aumentar aún más su defensa, unas garras en las patas parecidas a cascos y una cola acorazada con pequeñas espinas. Tenía la cabeza muy baja para poder acceder al agua y a las hierbas. Probablemente tenía el cuerpo cubierto de pelo. Se movía lentamente parando para pastar entre las hierbas bajas. Masticaba la comida con sus duros dientes que estaban soldados para formar una superficie moledora. El Glyptodon se extinguió en la misteriosa extinción del Pleistoceno, posiblemente por la caza, aunque sería muy difícil de atrapar. Es posible que desapareciera al reducirse la sabana, pero eso ya paso al finalizar las anteriores edades glaciares. Se extinguió hace 9.560 años.


Oso de las pampas: El oso de las pampas
Arctotherium.jpg
(Artcotherium angustidens) era el mayor oso de todos los tiempos, y uno de los mayores mamíferos carnívoros de todos los tiempos, acercándose al tamaño del Andrewsarchus. Pesaba más de 1 tonelada, era más alto que un hombre adulto y cuando se erguía podía mirar a los ojos a un elefante africano. Debido a su gran tamaño, uno pensaría que no era muy rápido, pero sus patas eran muy largas y esbeltas, lo que indican que a pesar de su tamaño, era un corredor rápido que alcanzaba los 60 km/h. Usaba las enormes garras de sus patas delanteras pata golpear a sus presas hasta matarlas. Existen pruebas de enfrentamientos entre este monstro y el Megatherium, en la que ambos animales podían morir desgarrados. Se extinguió hace 8.300 años


Toxodon: El Toxodon era un animal grande,
Toxodon.jpg
pero era rápido. Se parecía al hipopótamo, pero no era tan acuático y era más agresivo. Vivía en grandes rebaños de hasta 200 individuos, en los que los machos posiblemente no peleaban por las hembras, y si lo hacían, seguramente lo harían sin peleas de verdad. Tenían unas grandes fosas nasales y orejas más bien modestas. También tenían la cola corta. Tenían una extraña protuberancia tras el cuello, de función desconocida. También tenían unos colmillos afilados, tampoco siin función aparente, aunque pudieron servir para arrancar tallos y brotes. Era presa de los pájaros del terror, como el Kelenken o el Phorusrhacos. Tras el intercambio américano, su número se redujo, pero seguían siendo el herbívoro más común. No sobrevivió en Norteamérica, sin embargo los Smilodon, que eran los nuevos depredadores dominantes, redujeron su número. Aunque estos se extinguieron hace 10 mil años, el Toxodon sobrevivió hasta hace 8 mil años. El Toxodon, junto con el Megatherium fue el último miembro de la megafauna suraméricana, y posiblemente el último del mundo. Tras la desaparición del Smilodon y las aves del terror, el Toxodon junto con el Macrauchenia sobrevivieron, debido a su gran número. Hace 8.500 años, el Macrauchenia se extinguió por culpa de la caza del hombre, y 500 años después, por el mismo motivo, el Toxodon se extinguió.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar